Oe, oe, oeeee¡¡¡¡

Supongo podré burlarme de la OEA así como Cuba se burla de ella. Aunque en realidad Cuba se burla de sí misma. De forma que la isla representa el eterno dibujo animado de Tom y Jerry: correr, correr, para todos lados, y no entrar en la boca del gato.
50 años con el mismo traje gris de una parodia de sí misma. Cuba es Tom y Jerry a la vez, es siempre el mismo personaje.
Si me expulsan, porque me expulsan. Si pasa el tiempo y no estoy, porque no quieren que esté. Si quieren que esté, entonces no querré estar. Y si al final se está, pues no querré ni entrar.
El Jefe jefe dice que hay un perro en el patio. Y que se está bien como está. Levantando la pata y meando a la comunidad internacional, masticando soya y espantando a los huesos de otros.
Tom, Jerry, y el perro. Los tres personajes en un solo organismo.
¡La comedia perfecta que Hanna Barbera no imaginó!

Hay 3 comentarios

  1. David Lago González

    jA, JA, muy bien, y en las palabras precisas. Habrás visto, supongo, la cara de gozo de la mujer latinoamericana que anunciaba el levantamiento de las restricciones para Cuba. A esa imagen, nunca mejor, le vale la aplicación de la frase «¡Mi gozo en un pozo!» El pozo es el de nuestro Pater paternalíSSimo. Claro, lo lamentable es que no sea ÉL quien esté en el fondo del pozo.
    Un saludo.
    David

  2. Morgana

    Jajaja…buen símil lo de Tom y Jerry!
    Siempre sucede lo mismo.
    Por otro lado gracias por tu email!
    Nos vemos y hasta pronto!


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: