P

Puedo comprender la necesidad del ser humano de sentir añoranza, nostalgia, por sus raíces, país o ciudad. Es poético, y un recurso recurrido en los grandes escritores y en aquellos que emigran, y lo más probable es que sea verdad como no puede ser de otro modo. Pero yo no debo ser humano. Yo no siento nostalgia por Cuba. Quizás me he rebelado en demasía. Quizás he cortado el cable de enlace a La Habana a propósito, y por eso vago en el limbo de la identidad, como ya escribí en otro post. Sin embargo, claro que recuerdo todo, claro que sé de dónde vengo, claro que sé lo que significa la nostalgia. Pero no lo atestiguo. Y hablando humanamente, es como si tu amor de toda la vida te dejara para siempre. ¿Entonces qué sientes? Y ella o él, tu amor clandestino, te responde «sólo amigos». Pero con Cuba ni siquiera eso. Porque cada intento de acercamiento es un problema a la N potencia multiplicado por una serie infinita de dos. Cada vez que quiero relanzar la amistad es un billete verte con pezuñas sin limar, y ya sabemos que la amistad no tiene precio. Cada vez una cola desproporcionada en los consulados cubanos con trato incluido de persona ingrata, mal hijo, mal nacido que te has ido, como si fuésemos unos burros perfectos, cola incluida. Así no puedo sentir nostalgia. De hecho, el simple efecto de emigrar me convierte en una persona aséptica, estéril, arrancado, desprendido, puro y sin bacterias, hablando de Cuba, claro.

Hay 9 comentarios

  1. Elenuski

    Quizá no volverias.
    quizá te duela que ese amor que le procesas a tus raices.. no sea un amor correspondido, ni tampoco a veces merecido.. y quizá sea esa nostalgia la que más duela…
    Pero es amor.. no lo dudes.. y por tanto.. es mucho más que amistad que como tal necesita ser correspondida y condicional.
    Piensa mejor que el cordón umbilical a tu «madre» patria está tenso pues es larga la distancia.. pero no por eso es «menos» intenso…
    Eso es lo que pienso.. y creo que de algo te conozco…

  2. ACRey

    Quizás. Mientras Cuba siga así no podrá ser un Sí categórico o cierto, sino un «tal vez», «puede ser». Por lo que habrá de cambiar mucho para que tu «quizás», que es mi «puede ser», se convierta en un «es verdad». Entonces, me reafirmo en que no es nostalgia ni amistad, mientras tanto.

  3. Yo Ana

    Hola Accrey, gracias por tu comentario. Hoy me dió por eso, pero normalmente hago como tú. Por eso entiendo perfectamente tu excepticismo, y que te protejas con la coraza de la indiferencia. Yo también lo he hecho mucho tiempo, y no quiero regresar, ni restablecer lazo alguno, pero no por eso voy a borrar mis recuerdos, que botar el sofa no sirve de nada. Un saludo,

    Ana

  4. APENAO

    Es una etapa, eso pasa. Lo que te te esta pasando a ti ahora lo hemos sufrido muchos antes. Es como el sarampion, la china, las paperas etc. Un dia te levantas y pones la TV y te enteras que murio el tirano. De seguro que compraras una botella, te pondras un pullover con una bandera cubana y vas coges la borrachera del siglo. Eres cubano otra vez!!. Entretanto te deseo que te mejores. El tiempo te curara. No hay pastillas para tu mal…

  5. Aguaya Berlín

    Conocí un chileno que se levantaba cada día con la esperanza de leer en las noticias la muerte de Pinochet. Lo hacía todos los días, incluso antes de asearse. No sé ahora si sea más feliz o no, o más chileno o no…

    Hay quien se empeña en hacerle ver a una lo mal que una hizo al emigrar. Yo levanto mi cabeza, con la autoestima muy alta. No por eso quiero menos al país donde nací, que no a los que lo gobiernan…

  6. ACRey

    Es muy interesante lo que van escribiendo. Pero no sentir nostalgia, no es dejar de amar, querer, o tener la ilusión, aspiración, de que algún día todo cambie. Gobernantes, incluso.

  7. Maria gina valero ortiz

    1 saludo! ¿Perece ser que uno no pueda ser , sino a partir de cosas tan pasadas como .La raza, el pais , etc ? la vida está llena de todo y suficiente para todos.
    Ahora si tenemos que pensar, explorar, y trabajar.
    Mas una posicón clara y con la verdad por delante. me gustó tu blog.

  8. Ivis

    Había pasado por alto este post, por pequeñito, peroes que a mí este tema me apasiona.
    Mira, estás entdo tu derecho y puede que realmente hayas llegado a ese estado de libertad, recomendable, dicho sea de paso.
    De lo contrario podrías estar experimentando una secuela del desarraigo que te lleve a engañarte a tí mismo, ojalá que no.
    Te recomiendo este cuento de Cristina Peri Rossi, te mando el link http://www.wikilearning.com/articulo/cuentos_de_cristina_peri_rossi-los_desarraigados/14079-6


Los comentarios están cerrados.