En el cementerio más antiguo de España, morir con los pies en el mar.