Poema: La Habana

¡Ay!
Esa ciudad que vuelve una y otra vez
Tras su muro
Delante de su muro de aguas bravas
Y mar
Y la noche última tristísima
Como la cara toda de todos
Y los edificios
Hay nostalgias que matan
Fiebres que alucinan
Faroles encendidos
Como el dominó servido
A oscuras
Y la gente
Por la mañana ya untada de gente
Y con hambre
¡Ay!
La Habana está por todos lados
Como si fuese fruta
De una niñez de madera
La locura atada por una pañoleta
Como si fuese amor primero
De juventud
Vívida y falsa
Como si fuese un amigo fantasma
Que asusta y abraza a la vez
Como si fuese
Esa ciudad que lejos queda
Y lejos está
Esa ciudad que huele a sexo y a petróleo
Y a la vez se traga al sol por un costado
Y a la bahía muerta de barcos
Y a los habaneros muertos de su propia ciudad
Para habaneros que lejos quedan
Y lejos están
Hay momentos en que la Habana revienta
Y aparece
Más nada se puede hacer
El Cristo altivo
El Morro hurtado
El Prado enarbolado
de leones y árboles
El Parque Central
Equidistante y usado
El Capitolio obsceno
El Malecón puteado además
Como un frasco de leche y bienestar
¡Ay!
Mi Habana pálida
Caribe en tránsito
Vieja Habana mulata
Negra y china
Y ecléctica
Centro Habana de aire
Una ciudad pintada como ciudad
Y cantada
Escandalosa como no hay
Ruido de Habana en el mundo
Esta ciudad que pertenece
Y es sangre derrumbada
De alguna manera
¡Ay!
Mi Habana que muriéndose está
a.c.rey.05.2010

Hay 4 comentarios


Los comentarios están cerrados.