C

Con permiso de mi amigo JAAD, le tomo prestado este post-carta para hacerla circular, en apoyo al escritor golpeado y acuchillado por agentes del Estado cubano.
Colegas, amigos:
Hemos sabido que en La Habana, este domingo 17 de mayo, el escritor Ángel Santiesteban fue provocado, amenazado y golpeado por dos desconocidos. Como resultado de esa agresión, Santiesteban tiene un brazo fracturado, heridas de la navaja con la cual fue agredido, numerosos hematomas a causa de los golpes, y hasta el momento en que se redacta esta carta anda escondido previendo nuevos ataques.
Basta un simple análisis de los detalles de esa agresión, especialmente del intercambio inicial de palabras entre el agredido y los agresores, para concluir que esta es la respuesta de ciertos espacios del poder político y militar en Cuba a la decisión de Ángel Santiesteban de, además de escribir sus libros, hacer uso de sus derechos ciudadanos a través de un blog llamado «Los hijos que nadie quiso», para dar sus opiniones sobre la realidad cubana de hoy.
Nótese que me refiero a «ciertos espacios del poder político y militar en Cuba». Quienes hemos seguido los escritos de Ángel Santiesteban en su blog, hemos podido comprobar que esos escritos (especialmente uno titulado «Los muchachos se despiden», sobre la participación de escritores cubanos en la Feria del Libro de Mazatlan) fueron respondidos por varios de los escritores que participaron en esa Feria, sintiéndose atacados por Ángel Santiesteban en unos casos, o para aclarar sus posiciones en relación con lo que consideran un error y hasta mala fe en el escrito de Santiesteban. No hay derecho a juzgar ni a uno ni a otros. Las respuestas de esos colegas, fueran cual fueran su tono y sus argumentos, son un derecho que tenemos que defender. Porque aunque nos cueste trabajo entenderlo: Ángel Santiesteban (y cualquier otro cubano, como cualquier ciudadano de este mundo) tiene derecho a escribir su blog y todos los que quieran replicar, responder, atacarlo incluso con el poder de la palabra, tienen derecho a hacerlo. Es una lección que los cubanos debemos aprender de una vez por todas.
Pero estamos convencidos de que jamás ninguno de esos que respondieron a Ángel Santiesteban, incluso los más indignados y ofensivos, se rebajaría a ser parte de estos ataques físicos. Aunque hemos sido testigos cientos de veces de polémicas cortadas por la oficialidad, los escritores cubanos estamos acostumbrados a responder la palabra con la palabra, nunca con los golpes.
El mal precedente que sienta la agresión a Ángel Santiesteban no debe ser pasado por alto.
Por eso, con esta sencilla carta abierta, estamos apelando a la unidad de los escritores cubanos, conozcan o no a Ángel Santiesteban, estén de acuerdo o no con sus ideas y posiciones personales e intelectuales, piensen lo que piensen sobre el actual sistema que impera en nuestra isla: lo que importa aquí es que, todos, en la isla o en el exilio, nos unamos para recordarles a quienes pretenden esgrimir esas posiciones de poder contra el pensamiento intelectual, que quien quiera expresar lo que piensa en Cuba, sea quien sea, jamás debe ser agredido en su integridad física; para recordarles a quienes pretenden esgrimir esas posiciones de poder contra el pensamiento intelectual que no estamos dispuestos a seguir esperando para entender que tenemos que respetar el diálogo entre cubanos, incluso aunque sea a gritos (pero a través de las palabras y de las ideas). Es uniendo y no dividiendo cómo vamos a resolver nuestros problemas, simplemente porque cada división crea nuevos problemas, nuevas heridas, y nuevas divisiones, en una cadena infinita.
Firmar o no firmar esta carta es un asunto de la conciencia de cada cual, un derecho que respetamos. Pero creemos que la unidad de quienes se oponen a este tipo de comportamientos es el único modo de evitar que agresiones como la que ha sufrido ahora Ángel Santiesteban se conviertan en la respuesta común, cotidiana, de los enemigos de las libertades de expresión y de pensamiento en Cuba.
Firmantes
Amir Valle, escritor, Berlín.
Ladislao Aguado, escritor, Madrid.
Gumersindo Pacheco, escritor, Miami.
Luis Pérez-Simón, escritor y profesor universitario, París.
Jorge Luis Arzola, escritor, Colonia, Alemania
NOTA: PARA FIRMAR ESTA CARTA PUEDE ENVIAR EL MENSAJE DE ADHESIÓN A: prensa@amirvalle.com
EN TODO CASO, PEDIMOS QUE HAGA CIRCULAR ESTA CARTA, LA CUAL SERÁ ENVIADA A LOS MEDIOS DE PRENSA Y AUTORIDADES COMPETENTES.
cuarto de máquinas: CARTA ABIERTA DE APOYO AL ESCRITOR CUBANO ÁNGEL SANTIESTEBAN.: block (que no blog)de Jorge Alberto Aguiar Díaz (jaad)(20 May 2009)

Hay 3 comentarios

  1. Amaury Suarez

    En la isla sigue el abuso, la represión y la coacción de los mas elementales derechos humanos ¡Hasta cuando!

  2. papelbit

    Gracias tocayo¡
    Si algo podemos hacer, es hablar y contar lo que pasa allí dentro.
    Me gusta tu obra, la he visto¡
    Un Saludo¡

  3. amaury suarez

    Estimados(as) todos (as).
    Aquí les envío la respuesta al artículo de Ernesto Sierra, que por razones de «valoración del contenido», no fue público.
    Extraña forma de entender la libertad de expresión, no hay nada mas patético que dar lecciones de los que se carece o desconoce.
    Dice así.
    Es increíble como a esta altura de la Película, aun se esfuerce usted en enmascarar los métodos de “persuasión” que desde hace muchos años emplea los órganos represivos y de control de la Isla. Recurrir a la vieja Historia de Carlos Alberto Montaner como un agente de la CIA es cuanto menos, patético y caricaturesco, renuévese hombre por favor, porque eso lo vengo oyendo desde el año del fracaso de la zafra de los 10 millones, y aun nadie lo ha podido demostrar, porque puesto a poner en la balanza de la justicia muertos, el gobierno al que usted defiende se llevaría el primer premio. Y puedo aceptar y acepto que alguien como usted defienda una idea, pero lo que no puedo comprender, por injusto e inmoral, es que los que pensamos diferentes seamos motivo de encarcelación, tortura y en el mejor de los caso, exilio o descalificaciones.
    Por favor, un poco de coherencia y de respeto con la inteligencia de los demás, pues no solo peca de arrogante y mentiroso, sino además de ignorante mal intencionado.
    Ya se que esto no se va a publicar, porque seguro piensa que soy – como Carlos Alberto Montaner – otro agente de la CIA, o un burgués de Miami, que responde a sus intereses del despiadado capitalismo, pues no señor, soy un hijo de la revolución, que sin haber conocido a Batista, pude comprobar con cierto retraso (me hubiese gustado tener mas vista, para haberme ido antes) que lo que decía el “Padre de la Revolución” no podía estar sustentado en esa magnánima justicia y equidad que siempre mencionaba en sus discursos en la Plaza de la Revolución, sin la mas mínima vergüenza ante el monumento de José Marti.
    El caso de Ángel Santiesteban, no es un hecho aislado ni falso, es uno mas de los muchos que hemos vivido a lo largo de estos 50 años de dictadura, totalitaria y extremista.
    Tenga usted un buen día
    Amaury Suarez Fernández
    Pintor e hijo de panadero
    Que no vivo en Miami, sino en España


Los comentarios están cerrados.