El carisma de los españoles se descubre mayoritariamente en los bares. Debe de ser el país del mundo con más bares por habitantes. La atracción está en tomar cerveza o vino con algún pincho, y conversar. Seguramente muchos no sabrán qué son los pinchos pero les comento. Son pequeñas piezas combinadas de comida para acompañar con cerveza o vino, o llenarse del todo si uno tiene hambre. Los más extendidos son los pinchos de tortilla de patata, pero se pueden imaginar que de cualquier cosa se hace un pincho.
No se concibe un pueblo sin bar en España. Sin embargo, les puedo jurar que he estado en pueblos que no tienen ni tan siquiera un bar.
En El Frago, un pueblo de aproximadamente 20 personas en invierno, hay tres bares.
La foto es del bar de la Plaza central. Quizás el venado fue transformado en miles pinchos en un tiempo pasado.