Fuente Foto: Blog Alberto Müller

– Dice que el pueblo llegó por primera vez al poder político con ellos en el 59 – Mentira. Si sólo hay un partido y en las elecciones se utiliza la coacción, el pueblo no tiene voz libre, ni voto.

– Dice la misma cháchara de hace 50 años, la historia bonita de Martí y que ellos retomaron – Idiotez sin límites, la perdiz mareada.

– Dice que la revolución fue, cuando triunfó, un justiciero cataclismo social – ¿Cómo?,¿dónde está la justicia después de 50 años si hay prisioneros políticos en la cárcel?, ¿dónde está la justicia social si hay zonas rurales en Cuba que no tienen agua dulce en condiciones, baños que no sean letrinas? ¿dónde está la justicia de un internet libre para todos? ¿dónde está el servicio social casi básico de la telefonía, cuando ayer (por hace poco) fue que permitieron teléfonos móviles? ¿dónde está el poder adquisitivo de los cubanos, que no llegan a fin de mes con lo que entrega el estado?

– Dice que habla en nombre del pueblo, la revolución en nombre del pueblo – Es el discurso eterno durante 50 años, repetir lo mismo para que el oyente entre en somnolencia, no piense, y lo raro parezca lógico, aceptado. ¿Cómo algo que revoluciona en un momento dado puede durar 50 años? Entonces, no sería revolución, sería una extensión de algo. Usan el lenguaje escaso de un par de palabras para embelecer, drogar, adormilar.

– Dice que Guillén resumió aquello de «Tengo lo que tenía que tener» – Tiene razón. Los cubanos tenemos lo que teníamos que tener por no sublevarnos antes, en los años 60, cuando ya se veía la opresión sobre la gente.

– Dice que Estados Unidos, todas sus administraciones se han empeñado en destruir la revolución – Comparto esto. Pero nadie querría tener a un vecino al lado que armase bulla, fuese un mal educado, un áspero, y encima un déspota.

– Dice que los revolucionarios hacen suyo la frase de Martí «La libertad cuesta muy cara» – Que si cuesta. Sobretodo cuando te cuentan que habrá Libertad y luego en realidad te quitan la poca que tenías. Casi parece una sentencia para aquellos que piensen en conquistarla, casi nos habla como si el pueblo de Cuba fuera todo un continente de esclavos.

– Dice que ellos han tenido una resistencia firme, ajenas a fanatismo – Mentira. Más fanatico que Fidel la Historia no ha conocido. Apoyarse en el comunismo, en el socialismo, como doctrina, como motor de una sociedad, es un fanatismo loco como pocos.

– Dice que hoy la Revolución es más fuerte que nunca –Mentira. Aquí admite y se arenga, arenga a los que les escucha, como advirtiendo que en realidad, quizás como nunca antes, están más débiles.

– Dice que se conmemora medio siglo de victorias – Mentira. ¿Qué victorias? ¿Medicina y salud? ¿A qué precio, sin en realidad lo pagamos todos con lo que nos dejan de pagar en la vida laboral, y con la emigración de miles de cubanos?

– Dice, admite que pueden autodestruirse, preferible esto a que EUA los destruya – Una vez más admite la debilidad que tiene la sucedicha revolución, le están viendo las orejas al lobo. La presión de internet y los blogs creando foros de opinión libre sobre Cuba. La magnífica labor de los blogs desde dentro mismo de la isla criticando lo que ven, verdades que ellos son incapaces de justificar o contrarrestar.

– Dice, alcanzar de nuevo la victoria – Contradicción. Si hay que alcanzarla es que a día de hoy no hay victoria, dada por hecha antes, o fallecida a día de hoy.

– Dice que en nombre de Camilo y Ché, los dirigentes no deben olvidarse de que todo se hizo para los humildes y por los humildes – Reafirmación. Una vez más llama al control de los jefes, a un alto de la corrupción masificada de los jefes, como un peligro, como un recordatorio.

– Reclama militancia – Está clarísimo. Si la reclama, es que no la hay. Esto reafirma el descontento de la gente, y que hace mucho tiempo ya nadie cree en la revolución.

– Dice que las masas tienen autoridad moral –  En alusión a la capacidad del pueblo de decidir. Pero en Agosto del 94 salieron camiones y tropas especiales a acallar a la gente que protestaban y se manifestaban en contra del gobierno. Varias veces han atacado a las Damas de Blanco los domingos. Y si no son consideradas como de la «masa», es porque no tienen un espacio de opinión libre dentro de Cuba.

– Dice que nunca más volverá la injusticia, la vergüenza al alma de cada cubano honesto –La verdad,  que la injusticia no puede volver si no se ha ido. Y la verguenza cada vez es mayor por tener un país atrasado en muchos aspectos, privado de libertad y justicia. Además, todo cubano que ame a Cuba es honesto, y si no la quiere, también será honesto, porque ser honesto no significa patriótico, mucho menos revolucionario.

– Dice que han asumido errores pasados y actuales – No lo creo. Cuba es el único país del mundo donde ningún ministro dimite, sino que le cambian de puesto, lo apartan, con un discreto párrafo de una oración en el periódico Nacional, y se acabó. Nadie sabrá nunca qué pasó.

– Dice que se pueden equivocar pero que nadie puede decir que han robado, ni traicionado – Si hay una mentira perfecta, es esta. Si en 50 años un pueblo de 11 millones de personas no tiene cosas básicas para vivir, entonces es que el gobierno que les dirige les ha robado todo, precisamente el alma avergonzada, y les ha traicionado, por supuesto.

– Dice que estos 50 años son los más fecundos de la historia de Cuba –Increíble. ¿Cómo puede decir eso? Esto entra en contradicción pura con el hecho de asumir errores, reconocerlos. O sea, que durante el discurso Raúl, se desdice, se miente a sí mismo. ¿Qué se puede esperar?

– Termina con ¡Viva Cuba Libre! – Contradicción. Cuba no es libre (releer todo el post).