Hola. ¿Estás ahí? Pregunta el bloguer con los ojos semidormidos y pegados a la pantalla del ordenador. Sabe que escribe para un ente inasible, fugaz, exigente. Pero no importa si uno solo de esos infinitos pasa por su blog a leer, que no sopesar por ...