Cuando vivía en Cuba no tenía idea de que en España se hablasen varias lenguas. Recuerdo una vez ví una película española en el cine YARA que subtitulaban al español. Naturalmente no sabría decir en qué hablaban, pero sonaba raro, y me sorprendió que el film fuese de España. No le dí importancia.
Si hubiese sido adivino, si alguien me hubiese dicho que viviría años más tarde en la península ibérica, quizás me hubiese rebelado antes, o me hubiese muerto de asco de adaptación y rutina al convivir con lenguas que no son el español en el mismo país, y sobretodo, soportar de una manera sibilina y reptilmente hablando, el arrinconamiento de tan ilustre lengua y antigua como es el Castellano, como dicen aquí. De hecho, con los nativos de España siempre sostengo discusiones en cuanto al nombre de la lengua madre, porque no debiera ser Castellano sino sólo Español, al no ser que uno haga referencias a la antigüedad y entonces aparezca en alguna corte Castilla y León.
Historias aparte, lo cierto es que varios intelectuales españoles y de otras nacionalidades, como Mario Vargas Llosa, han firmado un manifiesto (que he firmado inmediatamente) para pedir protección a la lengua con que se escribió el Quijote. Pedir, en voz alta, gritada si se quiere, que el Español se proteja, prevalezca en todos los ámbitos de la vida social, y sea efectivamente Lengua Oficial, y no Co-oficial como se intenta subterráneamente, en este, nuestro reino de España.
No lo he dicho. Pero lo voy a decir. Claro que admiro la riqueza linguística de este país, la valentía de impulsar la cultura, el bienestar, la no discriminación de palabras e ideas co-oficiales, el reconocimiento institucional de que todo cabe para bien, excepto para mal, al obviar, como si nunca hubiese existido, a nuestra querida «ñ».
Así que, a partir de mañana el mundo será un pañuelo, una pañoleta al cuello, un buñuelo para saciar el hambre, un baño, una apuesta amañada, y no tendrá seña, ni señal austera si olvidamos.
Dicho esto. Punto y fiñal.
«Completa por tu parte el post en la Wikipedia y en el Manifiesto»
«Si sientes que la «Ñ» te habla, únete aquí»
ACRey