Opinión: ¿Cuentos infantiles?


Actualización de este post: 20 de Octubre de 2010.
Primero que todo, queridos visitantes que entran a Papelbit buscando “leerparacreer.com”. Lamento que Google les muestre esta página y por tanto no satisfaga vuestra búsqueda, porque no soy leerparacreer.com, pero escribo poesía y cuentos, y espero que aprovechen la ocasión y lean algunas cosas en Papelbit.

Un saludo¡ Les dejo con el post original¡

————————————————————————————————————————–

A mi niña Zoe, todas las noches le leemos un cuento antes de dormir.

El problema es que hoy caigo en la cuenta de que leo cuentos infantiles un poco sanguinolentos, y estúpidos. No sé si es porque el mundo está revuelto y uno se siente más sensible.

Libro «3 cuentos de Princesas», editorial SUSAETA.

Blancanieves. Textualmente dice: «Encolerizada, ordenó a un soldado que la llevara al bosque y la matara». Y la Reina dice: – ¡Y traéme su corazón! Esto es tremendo. Quizás sería mejor decir que Blancanieves vive en un Reino donde todos son doctores, y el cazador debería reconocer si la princesa respiraba aún, después de caerse, y en ese caso, donar su corazón a otra persona del Reino, que le hiciese falta. Tal vez.

La Bella y la Bestia. Nada que objetar excepto la imagen de Bestia que puede tener quien no cumpla ciertos cánones de sociedad. Tiene implícito el deseo de abundancia, y la bonita, hasta melancólica idea, de que cualquiera puede ser príncipe.

La princesa y el guisante. Resulta que el autor de este cuento, no encontró nada mejor, para reflejar la más pura vanalidad. Un príncipe que se quiere casar, y su madre, que es muy lista, descubre a las princesas falsas. Hasta que llega una mujer empapada por la lluvia, y como no se sabía a primera vista si era princesa o no, la madre, la puso a dormir encima de muchos colchones y debajo de todo ello, un imperceptible guisante. Al otro día, como la princesa durmío mal, «por el guisante», la madre la autoproclamó Princesa y nuera, a la vez. Porque sólo la delicada piel de las princesas puede detectar (sonda o escáner en mano), la rugosidad y dureza indescriptible de un guisante.

¡Leer para creer!

Moraleja: ¡Cuidado con los cuentos infantiles!, ¡que muerden!

Hay 8 comentarios

  1. Aguaya Berlín

    Bueno, me pasa igual con la nin~a mía… Hasta ella misma me pide «cuentos del lobo malo», dime tú!!
    La mayoría de las veces le invento yo los cuentos pero tengo que tener cuidado al hacérselos pues, sin darme cuenta, o le robaron a un personaje un juguete del patio, o ya era tarde y oscuro y no se podía caminar bien, etc., etc., 🙂

  2. papelbit

    La verdad que hasta que no te llegue el momento de leer cuentos a niños uno no se da cuenta de eso.
    Un abrazo Agua¡

  3. Morgana

    hola!!
    Pues sí que son terribles! Y las canciones pa’que te cuento! (Un gato cayó en un pozo…y la del barquito que no podía navegar me partía el corazón)…
    Saludos!

  4. kerala.almenar

    Me he atacado de la risa por este post. En serio te puedo recomendar lecturas si te interesa, sólo dime la edad de tu hija y te digo qué. Me ha encantado darte la vuelta

  5. alexia monserrat

    RAPUNCEL n0 me gusta cuando se queda con la bebe la bruja solo por lechugas y como se aprovecharon de RAPUNCEL por su cabello largo para escalar.
    (·»*^·$%)


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: