Cambio de look

De vez en cuando hay que bañarse, mirarse al espejo, y decir, necesito un nuevo look. Sobretodo, cuando lo que más me interesa es el texto, el puro texto, y que sea él el protagonista. Trato de buscar todo el tiempo la relevancia que el texto merece. Por supuesto que no sé ahora mismo la eficacia del nuevo look, pero siempre puedo modificarlo más adelante, ¿verdad?
Quizás parezca ajeno a lo que sucede en el mundo, atentado de Eta, en Bombay, la llamada de advertencia que le hicieron a Yoani y Reinaldo, pero nada más lejos de la realidad. Consumo noticias por todas aquellas que me perdí o no pude leer estando en Cuba. Lo que sucede es que me interesa muchísimo más, la literatura.
De ahí que eche a perder neuronas en el cómo decir, más que el contenido en sí.
Sobre el contenido, siendo cubano, resulta imposible no prestar atención a lo que en la isla sucede, por eso mis intervenciones políticas en plena consciencia, y porque considero que algo hay que hacer. Cuba está muy mal, y se le debe ayudar.
Bueno. No digo más sandeces, semejante a sandías, relativo a melón, abierto, rojo, relegado a un simple zumo que cualquiera se puede tomar para aliviar su barriga. No digo más.
¡Leed!
ACRey.

A %d blogueros les gusta esto: