No estoy de acuerdo con un programa tan dócil, edulcurado, y supereditado de la realidad cubana. Basta el comienzo cuando la chica dice: ¡al fin podemos hacer un programa desde la habana! Esto quiere decir que ya se intentó antes. ¿Y por qué entonces no ...