La curiosidad mató al gato. Con una rana venenosa.