O

Otra vez. Se montará en un aeropuerto dentro de muy poco. Jugará a probar asientos de estación. Probará perfumes libre de impuestos. Otra vez. Se la llevará un avión.

Cuando las presiones y contrapresiones del aire eleven a los pasajeros, yo estaré hundido en mi asiento de escritorio luchando por sobrevivir.

Cuando los paisajes de una gran ciudad pasen como diapositivas, yo estaré sentado en mi particular butaca de tierra.

Es la vida! C’est la vie! 這就是生活!Αυτή είναι η ζωή! That’s life!

La cosa va de las otras vidas que a uno le hubiera gustado vivir. No tanto por un par de aviones como excusa lógica, o como pérdida de vuelo y equipaje. No es eso.

Es la soledad que viene cuando los aeropuertos quedan vacíos.

Sin comentarios