Fui al Moncayo con amigos, montaña de Aragón cerca de Zaragoza. Entre ellos mi cámara y mi slider.

Suelo hacer grabaciones de entrenamiento y experimentación porque me gusta, y a su vez como ahora documento un paisaje único en Otoño, una estación inigualable que se deja ver y sentir enseguida.

El vídeo es como un “déjalo estar”, no hay historia, sólo planos para comprender cómo se comporta el bosque en Otoño. Acaso jugar con los colores y las texturas de lo que ocurre a ras del suelo. Cuento con la hermosa música de Denis Delcroix.

Desde el punto de vista turístico el Moncayo es un lugar soberbio, es un inmenso parque natural de bosques y bosques de árboles, entre ellos carrascal, rebollar, robledal, pinar y hayedo.

Además, conviven a diferentes alturas y según la humedad del terreno, los sauces, abedules, y los fresnos. A los pies de los árboles, confundidos con las hojas secas crecen helechos, hongos, musgos y madreselvas.

Los colores que toma el bosque del Moncayo en Otoño son espectaculares. La gama va desde el rojo al amarillo, pasando por ocres con pinceladas verdes y marrones.

Turismo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *