Sigo en Google+  varios medios de comunicación online, entre ellos el Mundo.es. Cuando reviso el timeline leo la noticia de un miliciano sirio, muerto en combate. No me gusta repertir noticias, pero sí pensar y reflexionar sobre lo que las noticias son.

Parece que el periodista Goran Tomasevic se ha especializado en cubrir la Guerra en Siria, según comenta Ángel Casaña en su artículo.

En la secuencia fotográfica se observa cómo alguien que espera el momento oportuno para disparar es alcanzado por una bala que pone fin a su vida: en vivo y en directo!

Una segunda lectura, es la cada vez más arriesgada profesión de fotorreportero o periodista. Una bala rebotada bien podría haber acabado con Goran Tomasevic, como ya ha sucedido otras veces en las guerras que cubren agentes de los medios de comunicación.

No es un trabajo peligroso: es horrible vivir con la muerte tan cerca! Pero alguien debe contar lo que pasa de verdad en el “manual de desinformación” en que se han convertido las guerras modernas.

Una tercera lectura

Justo hace unos días en Televisión Española comentaron la noticia de los millones de dólares que dejan las guerras de verdad como ganancia, sólo en su arista ocio.

Muchos soldados asisten a la guerra con videocámaras adjuntas a sus cascos. Luego venden esos vídeos a páginas como Funker530, para “disfrute” de los millones de internautas que observan cómo es una guerra por dentro, sin vivirla. Y si esto no es alucinante, escalofriante, ya no sé qué puede serlo!

Volviendo a las fotos del soldado que muere frente al objetivo en Siria, y para aquellos que se preocupan por la fotografía, decir que el valor de una foto, además de su gusto estético o no siendo este subjetivo, es sobretodo el valor del hecho que la lente recoge, el valor documental y único que hacen una foto importante.

En este caso, está claro que nadie más iba a estar en el lugar en el que el soldado sirio muere, de ahí su importancia para documentar un bando, en el que estaba Goran Tomasevic.

Otros detalles técnicos de cómo se pudo haber configurado la cámara para la acción

Siendo una guerra con pocas opciones de reposición de baterías, tarjetas, etc, quizás tomar fotos en Jpg es lo más lógico, más que suficiente para Internet y Edición impresa de periódicos, además de que por su poco peso bien se pueden enviar vía Wifi o por Satélite a las Redacciones.

Teleobjetivo, para alcanzar grandes distancias sin comprometer la vida, ajustado en 50 ó 75 mm para encuadrar a los soldados en la escena, disparos en ráfagas para no perder detalles de la acción, ISO 125 a la luz del día, ó 320 para zonas de sombra y malas condiciones de luz diurnas, y además aumentar la velocidad de disparos, imprescindible para continuar la secuencia desde que el soldado sirio recibe el disparo.

Content & Marketing

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *