De donde vengo las nieblas sólo aparecen en la mañanas lo que cueste salir al sol. O en las montañas más altas confundiéndose con las nubes, por lo que al final no sabría decir si es verdadera niebla.

En Zaragoza los días de niebla son espectaculares. Las luces de noche convierten la ciudad en un inmenso plató de cine y efectos especiales. Lo malo que el frío húmedo cala en los huesos, y los dedos se congelan cuando utilizo la cámara. Pero merece la pena.

AC Fotografía

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *