La Lenin (3)

La Lenin (1)
La Lenin (2)
Otro acto grave de indisciplina era el sexo. En tanto tiempo, tantos años juntos en régimen de confinamiento, era probable que profesores y alumnos pudiesen tener sexo. Y tuvieron. Hago constar que tuvieron. A algunos les expulsaron de la escuela, otros se llegaron a casar por amor verdadero, después de ambos terminar el tiempo escolar de permanencia en La Lenin y circular por la escuela de forma clandestina. Hubo también sexo como premio o valor negociable, de algunos profesores, por entregar originales de exámenes antes del período de pruebas, (unidad 1) fraude escolar con todas las de la ley. Tremendo escándalo, recuerdo bien. Pero el acto sexual más multitudinario tuvo lugar en la unidad 1. Se trató de una orgía espectacular entre alumnos que no tuve el gusto de observar y por tanto desconozco quién estuvo o si hubo profesores también. Sin embargo, la noticia es tan verídica como que la estoy escribiendo. Automáticamente voló la información por todos lados como el viento. Corrió el rumor de orgía en la 1. Uno de los incontables pecados que el gobierno de Cuba se esforzaba en evitar había ocurrido en una escuela aparentemente especial e inofensiva.
Creo en general, que había más indisciplinas que alumnos disciplinados. Y claro, visto así, yo debía ser subnormal o raro o muy bien educado o tonto, pero para nada “mosquita muerta”. Es que pasaban cosas que superaban con creces lo político o social o éticamente correcto. Desde grupos enteros que se plantaban en el aula “para mofarse del profesor” hasta que este lloraba delante de sus alumnos, hasta actos vandálicos que no eran ni graciosos como verter cubos de orine o mierda en la cabeza de la gente que pasaba por los pasillos de la escuela (Unidad 2). O tirar periódicos encendidos dentro del aula hasta aflojar bombillas para no ir a clase más allá de las siete de la tarde cuando ya era de noche. Recuerdo que al día siguiente le cayo esta bombilla a una chica en la cabeza y por suerte salió ilesa. Un día un alumno “guapito” le pegó con un palo a otro en la espalda que le desprendió un riñón (Unidad 2), solo porque había inspección de cama y la del “guapito” tenía arrugas y por lo tanto mal hecha. Tal era la exigencia, la locura disciplinaria por todos lados que provocaba rebeldía descontrolada. Aquello era la prueba viva de que es imposible controlar a más de 4000 alumnos encerrados 6 días a la semana.
En un sistema estudiantil acotado y controlado so pena de ser expulsado de la mejor escuela del país, la educación política a favor del gobierno estaba garantizada. Así nos hacían ver todos los días el Noticiero Nacional de Televisión a las ocho en punto de la noche, sentados, toda la Unidad, en la plaza central. Inmediatamente después pasábamos a las aulas para estudiar hasta las diez de la noche -sólo había un día a la semana de recreación, el resto estudio- pero antes nos hacían leer el periódico Granma, a conciencia, porque al día siguiente habría una pruebita simbólica de actualidad nacional e internacional. También recuerdo que había una asignatura de preparación a la defensa o algo así. Nos hacían arrastrar bajo alambradas portando réplicas de fusiles AK de calamina. A pesar de tanto empeño político para minar las mentes jóvenes algo debió salir mal porque la mayoría de la gente que conozco y que han pasado por La Lenin se han ido del país. Quizás el hecho de salir mejor preparados intelectualmente nos hizo ver pronto el verdadero estado/Estado del país, la verdadera naturaleza de todo el sistema socialista. Y la única respuesta, la más probable de las posibles soluciones, era abandonar Cuba.
Seis años son muchos años para intentarlos resumir. Hay más cosas que vi y no cuento. Más cosas que hice y no cuento. Más anécdotas de otros que doy por cierto y no cuento porque cualquier cosa es posible cuando se trata de una juventud cautiva, una edad sacrificada por una futura intelectualidad aplicable al bienestar del país. Nadie debería tener el poder de imaginar un futuro mejor con un presente peor. Nadie debería poder decir “ en nombre de lo mejor para todos” hoy “tenemos a ratas de laboratorio adoctrinadas”. Nadie debería decirnos qué hacer, cuándo, y qué comer a cambio de una formación mejor, y de paso, chantajear a los padres y a la sociedad. Nadie es Dios. Nadie.
Pero ha sucedido.
ACRey.

Hay 14 comentarios

  1. Aguaya Berlín

    El ‘equipo extranjero’ de mi grupo es más numeroso que el ‘equipo nacional’… y muchos de los que quedan en el nacional quieren salir pero no pueden.
    La teoría del hombre nuevo se quedó en eso, en pura teoría.
    Un abrazo!

  2. papelbit

    Hola Agua¡ Lo mismo digo. De mi grupo hay solo uno o dos que quedan allá. El resto se fue¡
    He puesto una página aparte que se llama La Lenin con todo el texto para quien tenga tiempo y ganas de leerlo de un tirón lo haga.
    Un abrazo¡

  3. Yoana

    Yo no estuve en la Lenin pero si en una ESBEC llamada Revolución de Octubre en Alquízar, con muchos hijos de «pinchos» incluida una de Castro II, y era tal como lo cuentas. Después de salir yo por enfermedad (no podía ir al campo por alergia) llegaron incluso a matar a un niño al que le prendieron fuego en las duchas.
    Y lo peor no es que haya sucedido, sino que sigue sucediendo.
    Por cierto, la gente de mi beca anda igual de dispersa por el mundo. Yo ´diría que la mitad de la gente que conocí en mis escuelas o trabajos está fuera de Cuba, y si no son más es porque no pueden.
    Un abrazo Amaury

  4. papelbit

    Agua, sí conozco esa web, y me apunté hace 8 años, pero no la visito casi.
    Rosa, me alegra que tu comentario refuerce esa idea casi criminal que abunda en las escuelas de Cuba. A parte de las típicas gamberradas, hay algo más, porque no es normal tal violencia, o tal impunidad.
    Un abrazo a ambas¡

  5. David Lago González

    Hola, Amaury.
    Es bueno volver sobre estas cosas que cada cual ha ido viviendo según el tiempo que le ha tocado. No todo tiene por qué haber sido malo ni nos hemos pasado la vida llorando, eso no sucedía ni siquiera en los campos de exterminio de los nazis. Y por supuesto, me niego a que venga el «intelectualoide» de turno a ponerle la etiqueta de la nostalgia. Pero creo que es muy válido contar cosas simples y cotidianas tal y como las vivió cada cual, y dejarlas ahí, no bajo la lente del microscopio. Nadie posee La Verdad Absoluta. De modo que creo que todo esto ayuda a rellenar el gran rompecabezas que tiene ya 50 años, eso sin contar los antecedentes.
    Si hubiera alguien capaz de juntar después todas las piezas, mudas, sin gritos ni insultos ni arranques patrióticos y patrioteriles (al menos de mi parte, nunca los habrá), tal vez resultaría una estampa comprensible.
    Un abrazo.

  6. papelbit

    Gracias David¡
    Ciertamente, como cada cuál las vivió. De hecho, mientras uno lo va viviendo no tiene tiempo de pensar siquiera. Pero después, uno echa la vista atrás y lo que ve no le gusta.
    Pienso. Que una cosa es lo vivido, y otra las cosas positivas que se puedan sacar de ello. En este punto, mis mejores amigos de hoy son de esos años. Y algunas muy buenas experiencias también. Y creo, además, que educativamente no me enseñaron nada mal.
    Si algo útil tienen estos textos vívidos, aparte de liberarme y recordar cosas mientras escribía, es ayudar a la comprensión real de las cosas allá en Cuba. Porque sabemos que no todo es como nos decían. Porque no hay otra forma de rellenar la memoria colectiva que expresar, como dices, sin matices ni opinión lo que cada cuál vivió.
    El día que se haga acopio de todos estos testimonios, será un día especialmente abultado.
    Un abrazo, David¡

  7. Lena

    Las historias de las becas son incontables. Recuerdo una vez en mi beca los muchachos salir con machetes a una pelea!
    De mi escuela hay mas gente fuera de Cuba que dentro, es increible que perdida de toda una generacion no? Triste…

  8. papelbit

    Gracias Lena, por pasar¡
    Debería nacer otro blog que se llame así: Generación Perdida, o más bien Huída, o Extraviada. Supongo que igual da como se llame.
    Saludos¡

  9. Seriozha Gonzalez

    Hola, estudie en la ESBEC Revolucion de Octubre en Alquizar, tambien en la Secundaria Reynaldo Castro en Vento Fontanar, me gustaria contactar con estudiantes de aquellos anos que vivan actualmente en USA. Por favor contactar a sergio@ocharoofing.com

  10. papelbit

    He modificado la página dónde estaba este texto entero, y he rescatado este comentario para que no se pierda.
    Comentario de Leslie:
    me encanta la forma en que has podido resumir esa mentalidad socialista en la que estabamos viviendo, solo cuando pones un pie fuera del pais te das cuenta como se te estaba escapando la vida, no solo por las cosas materiales que nunca tuvimos sino porque alli nunca ibamos a poder vivir como un simple ser humano con derecho a decidir que hacer con nuestro dia. El regimen cubano te impone lo que ellos consideran que es adequado y moral, pisotea por completo tus ideas, deseos y derechos civiles. La Lenin era un concepto muy buenbo, pero solo eso, un concepto, la realidad siempre fue otra y ahora que tenemos unos anos mas y un poquito de experiencia nos damos cuenta del adoctrinamiento. lastima que aun tengo amigos en Cuba, militantes del partido que han rechazado mis emails, que aun siguen con el cerebro inflamado de la propaganda comunista. doy gracias a Dios todos los dias por haber tenido la oportunidad de irme y tener una familia en un lugar libre, me duele enormemente los que deje atras.


Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: