Cuando termino un trabajo de vídeo o fotografía, o ambos, es frecuente que comente el trabajo que he realizado como parte de mi propio Marketing, o si lo ves mejor, como un elemento más de mi portfolio.

Esto no está escrito en ningún lado, ni presupuestado ni nada, y así no tengo obligación de hacerlo, por estos motivos:

Escribir un post se está convirtiendo, si no lo es ya, en una delicatessen,

y eso cuesta recursos, tiempo, y toda una estrategia de visibilidad que se debe cumplir antes, durante, y después de publicado el post. Aunque sea mínimo. Por eso, dado el volumen de trabajo que tengo, podría o no emplear un espacio de tiempo prolongado que obviamente no encaja en las velocidades del Marketing de Contenidos.

Los clientes deciden que quieren y aunque se dejen asesorar, no siempre la solución final cumple con mi leitmotiv de aplicar Arte en la Industria, y por extensión, en todo lo que haga.

Si en la medida en que pueda, publico un post hablando de un cliente, el poyecto que hemos concluido, cómo se hizo, etc, no deja de ser algo muy positivo para el cliente, por todo lo que sabemos que repercute en las redes cuando se habla de alguien, o de algo. Y si esto no está escrito en ningún lado, no deja de funcionar como un valor añadido que agrego como proveedor de vídeo y fotografía.

Dicho todo esto, quiero presentarles a Ana y su empresa Ana de Calidad. Su inercia empresarial gira en torno a la Calidad y la Atención al Cliente, palabras manidas pero que conservan su valor si nos abstraemos del ruido ensordecedor de Internet. De hecho, he comenzado este post hablando de Calidad y Cliente sin pensar precisamente en esas palabras como entes aislados.

Ana recién comienza su empresa dónde ha puesto toda su experiencia de más de 20 años,

labor escondida detrás de las personas que trabajan en grandes cadenas hoteleras de España, pero vitales para que el turista, por ejemplo, regrese a su país con una sonrisa.

Ana se puso en contacto con Tecnovalia para el diseño y planificación de su Web. Tecnovalia se puso en contacto con Negocy para completar la imagen de Ana en Internet con un vídeo de presentación y fotografías cálidas para su Web. De eso trata la colaboración, cuando el objetivo central es que Ana sonría para siempre.

No transmito íntegramente el mensaje de Ana a este post, en cambio, te invito a que visites su página web y te replantees, cómo atender mejor a tus clientes.

Planteamos el vídeo desde la perspectiva de quién observa cómo se desenvuelve y trabaja Ana, por lo que grabamos un aula con sus alumnos en plena faena. De igual manera planteamos planos necesarios que trasmitan la cercanía (natural) que profesa Ana, la calidez que imprime a sus charlas, la experiencia que advierte y queda reflejada en fotografías antiguas cuando impartía su conocimientos ante alumnos de cadenas hoteleras.

Este es el resultado. Así es Ana de Calidad.

Historias de Clientes Opinion & Tips