Arte Roma Galería recién inauguró su nuevo espacio expositivo para las artes, como la pintura y la fotografía, con el pintor Jesús Monge. Cuando en Zaragoza cierran librería como la extinta Portadores de Sueño, Carmen, de Arte Roma, apuesta por la cultura invirtiendo en un espacio cultural para la ciudad de Zaragoza, exactamente en la Plaza San Miguel.

Jesús Monge expuso su última colección llamada “En las Puertas de Europa”, una obra que bebe de la fotografía y en la que el propio Jesús enmarca en el Realismo.

El vídeo captura brevemente la filosofía de Jesús alrededor del Arte y la Pintura.

Transcripción del Vídeo

Bueno la exposición surgió cuando Carmen habló conmigo y coincidimos en la forma, en la filosofía, de entender el arte, como lo entendemos. Coincidimos y me ofreció exponer en su galería, y me pareció perfecto. El nombre que le doy yo a la exposición es “En las Puertas de Europa”, porque ya estaba preparando material para exponer fuera de España. Y quería algo que fuera neutro, que englobase algo más cosmopolita, lo que es Europa, y no sólo Zaragoza o Madrid.

El estilo es Realismo, solamente, no creo en Hiperrealismo, con un tipo de pintura como siempre se ha hecho. Desde luego huyo un poco del Hiperrealismo, no me gusta. El Hiperrealismo parece que es como que aisla, algo mucho más técnico, excesivamente técnico, excesivamente pulido, yendo hacia una imagen más fotográfica, incluso superando la realidad de la fotografía. No me interesa ese rollo prefiero pintar como siempre se ha pintado, me gusta meter carga, juego mucho con los efectos, efectos de luz, efectos, incluso, jugando un poco, trabajando con el espectador, engañando a la vista, o al cerebro del espectador.

Muchas veces con dos pinceladas y un par de colores aislados eso no es nada, si eso lo pones encima de una encimera de una cocina, da la sensación de estar viendo un cuchillo, porque el entorno te hace ver que eso es un cuchillo. Cuando tú eso lo piensas, el cuchillo en tu cabeza está perfecto, pero como tú lo has idealizado, simplemente te he lanzado una propuesta, y a mí me encanta, me encanta trabajar con el realismo, el realismo aún tiene muchísimo que decir, pero muchísimo.

Yo trabajo más la ciudad porque la ciudad tiene para mí, digamos, tiene más riqueza de color, de texturas, muchísimo más que una zona abierta. Una zona abierta aunque parezca lo contrario es más limitada en color. Entonces ¿qué ocurre con el paisaje urbano? El paisaje urbano aparentemente es muy gris, pero está lleno de motas de color, lo que pasa es que nosotros como estamos todo el día con ello, es que ni nos damos cuenta. Tú pasas por ahí, por los sitios y ya no prestas atención, caminando por los mismo sitios que andas todos los días, están intentando meterte en la cabeza la publicidad, anuncios, coloristas, tal. Tú llega un momento que es que no notas esa diferencia, estás bombardeado de tanto colorido, de tanta historia, pero cuando esa ciudad, o cuando esa zona urbana, cuando ese paisaje urbano, llueve, se moja, que depende si se moja un poquito húmedo, si se encharca y tal, bueno eso ahí empieza a tirar destellos de colores, de una riqueza, vamos.

Incluso los colores, un color dorado, solamente ese dorado te da una cantidad de riqueza, de matices, y de todo eso, que si lo sabes captar, o tú tratas de trabajar eso, vamos, eso es dónde yo me lo paso muy bien, y por eso reitero tanto en los paisajes con lluvia, simplemente es por eso, porque me parece precioso, es muy bonito.

El sorprender es efímero. Es muy efímero. Tú sorprendes sobre una cosa y claro eso hay que aumentarlo, hay que crear una sorpresa por encima de esa, que siempre, o sea llega un momento, que lo que estamos es en la aberración, simplemente por que se le ha puesto demasiado valor a eso. No sorprendas. Sé más humilde y trabaja con lo que tienes, y trabaja bien. Y hasta dónde llegues, y si llegas hasta aquí, hasta aquí, y si llegas más allá pues bien, pero sé humilde. No quieras ser el más de lo más, y estar buscando la chorrada más, bueno, perdona. que me caliento, vamos a dejarlo ahí.

Cada cuadro que cojo, lo cojo con un ansia y un… Lo que pasa. Yo muchas veces lo dejaría a media porque ves en lo que va a terminar, pero claro, lógicamente, te debes a terminar esa obra. Es la parte más, a lo mejor, más aburrida, ¿no?, terminando ya la obra, tienes ganas de salir. Aunque hay obras que por ejemplo esta, este cuadro del puente, era un cuadro que yo no lo hubiera terminado nunca, estaría trabajando y trabajando, pero es que no se puede hacer más. Pero hay cosas que son verdaderamente divertidas, pero son muy pocos esos en los que puedes hacer más. Es que es divertido, vas viendo que lo estás terminando y dices, qué bonito me está quedando, estoy a gusto con él, y ahora ya se ha terminado, ¿no? No sé, es como cuando estás saboreando un plato, y tienes aún para poder meter, y que se está terminando, en fin.

Soy Jesús Monge.

Historias de Clientes

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *